Naturaleza muerta

flor sin aroma

Flor que en tus mejores años
derramaste esencia y color
dejando admirado a todo aquel
que te miro.

Flor que al abrir sus pétalos en esplendor
sueños, miradas, anhelos conquistó,
mentes enloqueció, corazones flechó,
y dotes de reina mostró.

Flor conociste el amor y le has dejado pasar,
que sin condición se entregó de pétalos abiertos
cortando desde el tallo, abandonando su raíz.

Pasaron los años ¿y qué hay de ti?
Con sus propias espinas encajadas
sin aroma, sin color, no más flor.

Flor marchita, disecada, piel sepia,
naturaleza muerta en cuadro de colección,
flor que en tus mejores años
derramaste esencia y color

Xavier H.©

Anuncios

De un capitán moribundo

ak

Para cuando vuelvan las gaviotas
escribiré tu nombre de nuevo sobre
la blanca arena.
Porque ellas lo traerán de regreso
hasta aquí, donde las olas yacen
a la orilla de la playa, como última
morada.

Mientras el mar no deje de latir,
no llegará olvido total que borre
tu recuerdo de mi alma tan presente
aquí dentro.

Para cuando mi barca encalle
sobre las rocas y no pueda
navegar más.
Te habré nombrado a gritos
tantas veces pueda y naufragues
conmigo hasta el fondo del océano
que nos dará descanso eterno…

Así fue como llamó gaviotas a
sus recuerdos, comparó su corazón
con el mar y sintió su vida como
una embarcación.
Solo esperaba recordar el nombre
de su gran amor para dar paso al
último suspiro y llevárselo en un
eterno recuerdo.

(Agonía de un Pirata)

Xavier H.©

Titanes

Aquel atardecer el cielo fue iluminado por los relámpagos como artificiales juegos, advertencia en sus sonoros truenos, amenazando un tormentoso tiempo.
El galeón navegando en silencio, queriendo pasar inadvertido pero desafiando
el temporal. Sintió que el momento había llegado, los insultos llamaron a la furia.
Y el mar dejo de moverse suave como cuna meciendo a un niño que duerme en
delicados va y venes.
¡Hágase la furia!
El galeón recibió las eufóricas embestidas de grandes olas, como el caballo con su picador recibiendo un enfurecido burel.
La promesa advertida cumplió el cielo, y desplegó un torrencial aguacero que al oceano dirigió acompañado de fuertes vientos.
Mar picado, mar embravecido, mostrando ser agresivo con su alto oleaje pintando de gris las azules aguas, rugiendo y azotando rocas.
El cielo respondía con rugientes truenos y cada uno imponia su fuerza natural
y despiadada, sin intimidarse, sin ceder ni dar tregua.
Dos titanes frente a frente cual caballeros de la edad media en duelo a muerte.
Tan solo el galeón sufriendo los embates de aquella batalla, resistiendo con valiente tripulación siendo un espectador y testigo ante la discusión de dos poderosos queriendo demostrar dominio.
Aquellos titanes que cuando quietos están brindan paz e inspiración a los poetas, a los enamorados y todo aquel que con su magia es hechizado.
La luna escondida tras la claridad del día y entre nubes negras para no
ser vista, porque aliada de los dos por siempre ha sido. Viviendo cercana a el cielo también toca el mar con su reflejo.
Aguas serenas, anhelo de enamorados, cielo estrellado y en ambos resplandor de luna ahora miden fuerza en natural batalla que nadie calmará hasta que
ellos hagan lo contrario.
Aquel galeón resistió la enfurecida escena entre el océano y el cielo, anécdota que la tripulación vivió para que tenga que contar a la llegada de su próximo puerto.

(Tan similares, tan naturales, tan primitivos como el ser humano… Así es el océano y el cielo)

Xavier H©

Perdón

cafe

 

Perdón por no poderte amar,
pero las circunstancias de la vida
no permiten que sea así.
Sí, has escuchado bien lo que el fondo de mis palabras han querido decir.

Perdón por no poderte amar
de la forma que tu deseas, con esa
manera de un amor soñado y anhelado, no soy muy de tus ideas quizá.
Y por eso no puedo amar de tal manera.

Perdón si te amo a la mía.
Locamente tan distinta, pero al final
es total entrega, desde mi corazón
que al tuyo besa, desde mi alma que
ya no es mía porque te pertenece,
desde mi mente que te piensa siempre.

Perdón por no poderte amar como
tu quieres.
Perdón por no poderte amar
y sin embargo, te amo.

Xavier H.®

Abrazo

Joe Bowler
Joe Bowler

En la fortaleza de mis brazos encontraras protección,
en la suavidad de mis manos cariño y ternura.
En los latidos del corazón que ahora escuchas,
la certeza que lo habitas.
Y en el completo abrazo mi amor.

(Así abrazo tu recuerdo)

Xavier H.©

Erupción

ira-2

Nubes grises que llevan tormenta
embravecido mar que revienta su
furia sobre una suave arena.

Despiadada ira, maldecida, incontrolada.
Lagunas mentales por una oscuridad,
ojos cegados, temblor en las manos,
chimenea de locomotora que expulsa
de su interior en lo más alto el negro
humo para no reventar.

Ganas de lo que hace daño, malditas
palabras y un puño sobre la pared.
Bestia emergida del infierno, sedienta
de su furia descargar sin tregua.

Instintivo y primitivo animal, atacando
despiadado sin compasión.
Toda una transformación interior,
inevitable, porque también es un
sentimiento de una humana reacción.

Sentir celos por ti, lo que más quiero
ante aparentes motivos que quizá no
lo son, enfermizos o no, simplemente
es la manifestación natural por tanto
que te amo.

(No fui yo quien escribió, la rabia interna quien dictó…)

Xavier H.©

Copyrighted.com Registered & Protected  Y9UY-C3QW-RKVM-T9EQ

Mía

mia

Mía
en todas tus facetas cotidianas
con cada máscara puesta
por el ánimo que tu interior conduce.

Mía
Con la rebeldía, cual caprichosa niña,
que se aleja deseando no ser vista
y maldiciendo en su rincón.

Mía
tras esos ojos dulces, que traspasan
esas líneas de la rebelde
y muestra su alma blanca, ávida
de cariño y protección.

Mía
la mujer, la que en sueños deseo,
la que desnudo en la mente
y le pinto de caricias coloridas la piel
mientras duermo al amanecer.

Mía
porque así te quiero
porque así te siento
porque así te deseo.

Tan niña como las mañanas
tan mujer como la noche
tan tu rebelde y dulce
tan mía, tan amante y solo para mi.

(eres mía porque lo dicta mi mente
aunque lejos estés…)

Xavier H.©

Copyrighted.com Registered & Protected  Y9UY-C3QW-RKVM-T9EQ